Cosas que debes saber si usas brackets

¡Hola a todos/as! Cuando decides ponerte brackets en tu mente sólo está la preciosa sonrisa que te quedará una vez terminado el proceso; un proceso en ocasiones largo y lleno de reveses. Pero durante el tratamiento, sobre todo al comienzo, te pueden surgir muchas dudas. Por ello, os traigo algunos consejos y cosas que debes saber si usas brackets para hacer de la experiencia un trago más llevadero.


Si puedes permitírtelo, apuesta por el INVISILING

Es una especie de funda transparente que pasa inadvertida. ¿Lo bueno? A penas se nota a simple vista, puedes removerlo cada vez que comes y para lavarte los dientes, y evitas las heridas bucales por el roce de brackets y arcos. ¿Lo peor? El precio y que si no estás comprometido con el proceso, puedes tender a quitarlo a tu antojo, lo que retrasará el tratamiento.

Cuidado con lo que comes

Si has optado por los brackets (ya sean los tradicionales o los de zafiro, éstos últimos más cómodos de llevar y más estéticos) debes saber que si quieres no tener que visitar a tu dentista más de lo necesario, evitar aftas y demás contratiempos, debes cuidar lo que comes. Procura comer cosas blandas (en especial durante los días que te ajustan el aparato), olvida todo aquello que suponga mordida de tracción (como morder una manzana) y si te gustan los frutos secos, asume que estarás sin comerlos durante una temporada; en especial los cacahuetes, los cuales pueden provocar que el arco se desenhebre.

Alambre que se sale del último bracket

Los primeros alambres (o arcos) son bastante flexibles por lo que la comida que se acumula o alimentos demasiado duros pueden provocar que el alambre de salga del último bracket. Lo aconsejable es que acudas de inmediato a tu dentista, pero si debes postergarlo (por ejemplo, te sucede un domingo o un día festivo) puedes recurrir a la cera para paliar. En mi caso, lo recoloqué con paciencia y ayuda de unas pinzas. Lo doblas, colocas la punta en el agujero y empujas con tu dedo. Al ser flexible, se manipula fácilmente, así que si eres mañoso/a, podrás solucionarlo hasta tu próxima visita al dentista. ¡OJO! Siempre, siempre, recurre a tu dentista; ellos son los profesionales.

La cera es tu amiga

El mejor invento para los que deciden usar brackets. La cera para ortodoncia es una pasta transparente que al contacto con el calor de los dedos se vuelve maneable. Haz una pequeña bolita y colocala en aquellos brackets que te molesten; notarás el alivio y evitarás que los molestos hierros se te claven.

Higiene dental

Una de las quejas que más hacen los dentistas es la falta de higiene de algunos pacientes; ya sea por dejadez o por dificultad, muchos usuarios se llevan la desagradable sorpresa de sufrir gingivitis o padecer caries. Tus mejores aliados serán los cepillos intermaxilares, el cepillo especial para ortodoncia, pasta de dientes y enjuague bucal específico, y el irrigador  (os dejo enlace al que yo me compré en Amazon). Un complemento perfecto para combinar con el cepillo eléctrico. Mi dentista lo recomienda, como imprescindible, para aquellas personas que usan brackets o tienen implantes; y, en general, como una alternativa perfecta para quienes desean una limpieza más profunda.

Mientras dure el tratamiento, deberás dedicarle más tiempo y paciencia a tu higiene dental; pero piensa que es en tu beneficio. Seguro que empiezas a cuidar lo que comes para evitar el engorroso momento XD


Hasta aquí mis consejos como usuaria de brackets; espero que os sirvan de ayuda. ¿Y vosotros? ¿Tenéis algún consejo? ¡No olvides dejarlo en los comentarios! ¡Y recuerda! También puedes seguirme en Twitter, Facebook, YoutubeGoogle+ e Instagram


*El crédito de las fotos corresponde a sus respectivos dueños.

Deja un comentario