De opinadores a Doctores Honoris Causa

De opinadores a Doctores Honoris Causa

Twitter, un lugar en el que están los que opinan y los que creen que te importa lo que opinan. Yo soy de los primeros, opino al aire lo que quiero y me da la gana, en mi libertad de expresión; opinar es eso, decir lo que uno piensa sin necesidad de justificar lo que decimos ni tener datos que avalen lo que decimos. En mis perfiles puedo decir y hacer lo que quiera, y si me sufres, es fácil, ¡unfollow! Como tú en los tuyos puedes decir lo que te de la gana; en mi está en decidir cuánto estoy dispuesto a soportarte. El problema es cuando creen que su opinión es ley y van dando lecciones, más bien, trolleando a los demás. Ni te siguen, ni te conocen, ni les importas… pero se dedican a corregir tu opinión, darte la lección del día o hacerte saber lo estúpido que les pareces; sin ser conscientes que sólo son el granito de arena del zapato que sacudimos sin despeinarnos para continuar campantes con nuestro camino.

Es habitual ver en perfiles personales en Facebook/Twitter gente que recrimina a sus “amigos” por hablar siempre de comida, por hablar siempre de bebés, o por ser su tema principal el culete de la Kardashian. ¿En serio? Definitivamente, no sabemos discernir entre mi espacio, nuestro espacio y tú espacio. ¿Habremos olvidado en el paso evolutivo de sociedad a sociedad en red, implementar el respeto y la tolerancia 2.0?

Redacción: Annabel Navarro

Admin bar avatar

Annabel

Técnica en Marketing Internacional. Graduada en Trabajo Social y colegiada en el CPTS de Cádiz. Autora de ficción con más de una decena de novelas publicadas. Escritora de romántica para adultos bajo seudónimo. Blogueando desde 2011.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!