#TrabajoSocial | Desmontando mitos sobre la violencia de género (III)

Tradicionalmente existe un sentimiento general de tolerancia hacia la violencia de género. Reconocer y transformar estas actitudes es esencial para erradicar la violencia.

A continuación, recogemos algunos de los mitos que existen en nuestra sociedad sobre la violencia de género:

Mito. “La mujer violada es la responsable del delito por provocar al violador”.

Realidad. Existe una tendencia por parte de la sociedad a juzgar la conducta de la mujer violada más que la del violador, si la mujer llevaba una vida ordenada y regular, si se vestía de forma adecuada, si salía de noche, si hacía autostop, etc. Los violadores no eligen a sus víctimas por su imagen llamativa, además, incluso agreden a niñas y ancianas.

Mito. “La mayoría de las violaciones se producen a altas horas de la noche en descampados y por personas desconocidas”.

Realidad. Más de la mitad de los casos de violación son llevados a cabo por personas conocidas y en lugares no deshabitados.

Mito. “El hombre estaba deprimido/estresado, su mujer embarazada, estaba borracho/enfermo/ abusado en su niñez, etc.”.

Realidad. Los abusadores usan una variedad de excusas para evitar tomar responsabilidad por el delito, y transfieren la culpa a cualquier persona o cosa. Nunca hay excusa.

Mito. “La gran mayoría de las denuncias por violencia de género son falsas. Se utilizan las denuncias por parte de las mujeres para tener una ventaja en los procesos de separación y divorcio, aprovechándose de la lenta velocidad de la justicia para resolverlas”

Realidad. Según la Fiscalía General del Estado En 2013 se tramitaron en España 124.894 denuncias por violencia machista, mientras que sólo se iniciaron 22 procesos por denuncias falsas de presuntas víctimas de violencia contra la mujer. Es decir, tan sólo el 0,018% de las denuncias por violencia machista se convirtieron en un procedimiento por denuncia falsa.

Fuente: Memoria de la Fiscalía General del Estado. 2014

Mito. “En los casos de acoso sexual, ella consintió para conseguir el puesto y ahora denuncia para enmascarar su falta de preparación para el puesto”

Realidad. El acoso sexual es realizado por una persona que sabe, o debe saber, que está realizando una conducta ofensiva y no deseada para la víctima, valiéndose de la situación laboral en la que se encuentra la víctima y creando un entorno laboral ofensivo, hostil intimidatorio y humillante.

Mito. “Las mujeres víctimas de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual tienen poca educación y ven en la prostitución un medio fácil de conseguir recursos económicos”

Realidad. Los tratantes se valen de alguna situación de vulnerabilidad de la víctima para captarla y engañarla. Normalmente, se les indica que vienen a España para trabajar en el servicio doméstico.

Extraído del Curso IGUALDAD DE OPORTUNIDADES: APLICACIÓN PRÁCTICA EN SERVICIOS SOCIALES impartido por el Instituto de la Mujer.

Deja un comentario