Transexualidad | Desmontando mitos

La reciente noticia sobre el inicio de reasignación de género de Shiloh Pitt, ha desencadenado una cadena de comentarios, tales como:

  • “Es demasiado joven para saber lo que quiere”
  • “Debemos proteger a nuestros hijos”
  • “¿Qué clase de padres hacen algo así?”
  • “Una niña tan pequeña no sabe lo que hace. Luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando sufren depresión crónica o se suicidan”.

Ya sea por desconocimiento, ignorancia o pura intolerancia, estos comentarios -una pequeñísima muestra- son el claro reflejo de la falta de información respecto al tema. He querido desmontar mitos y aclarar conceptos en un intento por paliar la transfobia predominante.

Conceptos básicos

Sexo: Viene determinado por aquellas características con las que nacen los seres humanos, en tanto machos y hembras de la especia humana.
Género: Construcción social que las distintas culturas elaboran sobre la base de pertenencia sexual: masculino y femenino.
Transexual o transgénero: condición que causa que la identidad de género del individuo no coincida con la identidad sexual que se le atribuye a partir de criterios biológicos.
Transfobia: discriminación y conductas y actitudes negativas hacia las personas transgénero o transexuales.

Reasignación de género

La reasignación de género implica un complejo proceso que incluye: atención psicológica, atención médica y administrativa. Primero, se debe recurrir a un recurso especializado para que profesionales evalúen el caso y planifiquen el itinerario de atención más adecuado. El proceso depende de cada Comunidad Autónoma debido a que es quien tiene asumidas las competencias sanitarias. A rasgos generales, se inicia con un bloqueador hormonal (en la prepubertad) y/o más tarde se desarrolla la terapia de reemplazo hormonal. Posteriormente se lleva a cabo la intervención quirúrgica que implique mastectomía, histerectomía y cirugía genital (a partir de 18 años). Andalucía es la única Comunidad Autónoma que suministra bloqueadores hormonales (entre los 11 y 14 años) para que la pubertad no se manifieste.

A nivel administrativo, deberás modificar tu documento de identidad y comunicarlo a los distintos órganos administrativos. Un proceso arduo y nada sencillo. Según la ley, solo están legitimados para realizar este trámite los nacionales españoles mayores de edad. Anteriormente se exigía la cirugía de reasignación morfológica de sexo.

Aunque en España no hay ninguna ley que ampare a los menores, existen jueces titulares del Registro Civil que han aceptado el cambio de nombre, posponiendo el de género a la mayoría de edad. Actualmente, se ha planteado en el Tribunal Constitucional un recurso para que se estudie el caso.

Desmontando mitos

“Un niño/a de 11 años no sabe lo que quiere. Es demasiado joven para elegir”

Identidad de género se adquiere a los dos / tres años de edad. Es cuando somos conscientes de las diferencias físicas entre niños y niñas (sexo). La transexualidad no es una elección, una opción o un capricho es una característica innata del individuo.

transgénero - transfobia“Los padres deben proteger a sus hijos y no permitirles este capricho”

Una actitud negativa, represora o crítica de los padres afectará a la salud mental del menor, por tanto, el niño/a transgénero podría tener graves dificultades para mantener una buena autoestima, presentar carencias motivacionales o dificultades en las relaciones sociales. Puede llegar a presentarse depresión crónica y suicidio.

“La transexualidad es una enfermedad”

La transexualidad no es una patología. Es una concepción distinta a la preestablecida sobre el propio cuerpo y los roles que se asignan en función de cualidades biológicas.

“La transexualidad es una moda”

La reasignación de género conlleva un proceso dirigido por profesionales que evalúan numerosos aspectos antes de establecer el plan de intervención. Se conocen casos de personas transexuales que datan de principios del siglo XX.

“Los transexuales tienen problemas mentales, la mayoría sufre depresión crónica o se suicida”

La intolerancia, la dificultad para expresarse libremente, el miedo al rechazo, las críticas e insultos, la incomprensión, sentirse constantemente juzgados y cuestionados afecta negativamente a la salud mental de las personas transexuales. No es una característica intrínseca, es la consecuencia de un duro camino de rechazo.

Deja un comentario