Racistas golpeando a un joven español

“Racistas golpeando a un joven español”, es el tipo de titular que los medios de comunicación están lazando para tratar el tema “inmigración”. Una forma de alimentar un fuego ya de por sí caldeado. Leer en prensa “Manual racista para civilizar” cuando se trata de un folleto informativo en el proceso de aculturación para la integración, redactado por asociaciones que luchan contra el racismo, demuestra que todo vale para ganar unos cuantos “clicks”; además del desconocimiento de conceptos.

Bebes_TINIMA20120518_0240_19

El racismo es la creencia que una raza/sociedad/cultura es superior a otra, lo que implica la agresión, ninguneo y desprecio de lo extranjero.

La aculturación es el proceso por el cual una persona o grupo de personas asimila aspectos de una cultura diferente.

¿Por qué es necesario explicar conductas occidentales, incluso aquellas que nos resultan que se dan por hecho, se sobreentienden y parecen innecesarias? Porque, a pesar de que lo veamos como algo rutinario, en las creencias y crianza de civilizaciones no occidentales, no es la costumbre. No es considerar inferior al extranjero, es informarles de cómo se hacen las cosas en otros países.

Hace unas semanas atendí a una pareja marroquí. Ella no hablaba sin pedirle permiso al marido, por ejemplo. Y él creía que un nombre compuesto era el que se formaba con el del marido; así que María Antonia le debería el nombre a su marido. Un hecho anodino, pero que si se extrapola a otros asuntos puede llegar a crear conflictos innecesarios.

La migración forzosa de ciudadanos sirios ha abierto el debate sobre si aceptar, o no, refugiados debido a la difícil situación económica que sufre Europa; pero la polémica no se ha reducido al tema monetario. Con el intento masivo de cruzar las fronteras, los comentarios a favor y en contra no se han hecho esperar; algunos racistas, xenófobos y crueles, otros tolerantes y permisivos.

La convivencia pacífica sólo será posible cuando nos centremos en los detalles que nos unen “somos personas” y dejemos a un lado sensacionalismos, verdades a medias y nimiedades varias.

NO TODO ES BLANCO O NEGRO. VIVA LA MULTICULTURA. PERO SOBRE TODO…
NO AL RACISMO. PAZ PARA SIRIA.

*Estoy graduada en Trabajo Social. Colaboro con asociaciones que luchan contra el racismo y organizaciones pro derechos humanos; además, he tenido relación con ciudadanos marroquíes y de Mauritania.

Deja un comentario