Microrrelato | Apartamento 7D

Todos mis sentidos están puestos en Amelia, mi compañera de piso. Acaba de salir de la ducha y ha usado su perfume favorito, ese que tiene reservado para las ocasiones especiales. Me apoyo estratégicamente en el quicio de la puerta de su habitación a la espera de una explicación.

“No me mires así, ya sé lo que estás pensando. ¿Es una buena idea salir con Pablo?”, me imita con una voz chillona que puedo asegurar que no se corresponde con la mía. “Pero no es una cita, cita. Es un almuerzo informal entre dos personas que, simplemente, tienen cosas en común. ¿Y bien?”, me pregunta.

La miro de hito en hito. Está guapa, ella lo es; además de amable, lista y divertida. Sin duda, la mejor compañera de piso que una gata puede tener. Salto a sus brazos, no se queja ni me aparta; aunque sabe que mis pelos se quedarán esparcidos por su jersey.

“¿De verdad creías que me había olvidado de ti?”, no deja de sonreír. Me lleva a la cocina; me coloca sobre la encimera y me obsequia con una deliciosa lata de salmón. “¡Tu comida favorita!”, celebra mientras se marcha, no sin antes pedirme que le desee suerte para su cita. ¿No decía que no era una cita? ¡Puf! ¡Qué locas están estas humanas!

Annabel Navarro

Admin bar avatar

Annabel

Técnica en Marketing Internacional. Graduada en Trabajo Social; colegiada en el CPTS de Cádiz y colaboradora en la BlogoTSfera. Autora de ficción con más de una decena de novelas publicadas. Escritora de romántica para adultos bajo seudónimo. Blogueando desde 2011.

Deja un comentario

error: Content is protected !!