Lunes con sabor a café #microrrelato #microcafé

Con el codo apoyado en la mesa, la mejilla descansando sobre su puño y la espalda encorvada, Vicky observaba la ciudad a través de la ventana. Bufó con apatía. Lunes y lluvia, una combinación nefasta para su ánimo; si a eso le añadías la montaña de trabajo pendiente, que era su 35 cumpleaños y que su madre se empeñaba en buscarle novio para la fiesta del sábado… su semana no podía empezar peor.

“Aquí tienes tu café”, le dijo la sonrisa más bonita de todo Madrid. Vicky asintió y dio un sorbo a su humeante bebida; mientras su compañero, con una energía irritante a las siete de la mañana, tomaba asiento frente a ella. “Mmmm”, se relamió Vicky. Intenso, dulce, cálido… así se imaginaba los besos de Martín. “¿Va todo bien?”, preguntó divertido por el cambio de actitud de su amiga; erguida y risueña parecía resurgir de su estado de desidia. “No es tan mal inicio de semana -sentenció- adoro el olor a lluvia, tú me ayudarás con los informes y el sábado tendré una fiesta de cumpleaños”, compartió Vicky desechando todo lo malo. Café y Martín -suspiró entusiasmada-, una mezcla explosiva que siempre la hacía sonreír.

Microrrelato para el concurso SWEEK – Palabra de la semana “Café”

Si te ha gustado, vota por este microrrelato aquí

Deja un comentario