[Entrevista] Una vida juntos libre de prejuicios

Jose y Carlos son dos jóvenes gaditanos a los que adoro. Hace varios meses, poco tiempo antes del enlace(*), les pedí entrevistarlos para que compartieran su experiencia como miembros del colectivo LGTBI; un camino complicado con un final feliz y esperamos que libre de prejuicios.

Mamá… soy gay

Sois dos chicos jóvenes, independientes y, recientemente, os habéis comprometido. Sería interesante que nos contarais, ¿cómo reaccionaron vuestras familias y amigos cuando hicisteis pública vuestra condición sexual?

Jose: Mi familia se resume en mi hermana y mi madre. Mi hermana se lo tomó bien, normal, sin prejuicios ni asombro; es más, me apoyó y me dijo que no pasaba nada. En cambio, mi madre se lo tomó peor. Se puso a llorar, diciéndome que no se lo esperaba para nada. Me preguntó que “si era una moda”, “si era pasajero…” Lo que se llevó la palma fue que me dijera “si me llevaba al médico”; con esa frase, cogí la puerta y me fui de mi casa con 18 años. Pasó ese día, volví a mi casa y mi madre me pidió perdón; me dijo que necesitaba tiempo para asimilarlo.

Carlos: La familia se lo tomó superbien. Creo que ya lo sabían. En todo momento me sentí apoyado, aunque realmente no es algo que me preocupara excesivamente. Sabía de sobra que no habría problema por nada, incluso por mi abuela. Tenía 24 años y había pasado por una relación heterosexual de larga duración.

¿Qué consejo le darías a una persona LGTBI que tiene miedo a compartir su orientación sexual, pero necesita hacerlo para sentirse realmente él/ella?

Carlos: Yo creo que lo primero de todo es asumirlo personalmente. Pienso que es el paso principal para poder expresarlo libremente a su familia y entorno. En ese momento de seguridad se perderán todos los miedos.

Jose: Lo único que le puedo decir es que fue la mejor decisión que puede tomar. Al contarlo dejas de llevar vidas paralelas, dejas de mentir y empiezas a encontrarte a gusto contigo mismo.

El 17 de mayo se celebra el Día internacional contra la LGTBIfobia, por ser ésta la fecha en que, en 1990, la OMS retiró la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales. ¿Qué pensáis ante frases del tipo “La homosexualidad se puede curar”?

Jose: La frase es una basura.

Carlos: Lo de referirse a una enfermedad… es algo tan retrógrado que a mí me parece irreal que existan personas que piensan así. Si la gente leyese sobre antiguas civilizaciones se sorprenderían de lo que ahora se marca como lo correcto, así ellos podrían “curar” su mente y no tener tantos prejuicios.


Una vida sin prejuicios

No sé si sabéis que el matrimonio homosexual es legal sólo en 14 países del mundo. En España desde 2005. En unos meses, vosotros os daréis el “sí, quiero”. ¿Qué significa para vosotros poder hacerlo?

Carlos: Pensando sobre esto el otro día cuando conducía, me llegué a sentir afortunado por poder pertenecer a un país donde es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo. Luego pensé… “no sé por qué tengo que sentirme afortunado cuando debería ser algo legal en todos los países. ¡Qué pena!” Para mí significa algo muy importante porque mi pareja, al igual que cualquier otra, se ama, se respeta y llegan al punto de querer comprometerse el uno con el otro tanto moral como legalmente.

Jose: Para mí es un paso muy importante. Tengo mucha ilusión de que llegue el día. Significará un paso muy importante en mi vida, ya que es un punto y seguido en mi relación con Carlos. Ya vivo con él y llevo una vida de pareja muy estable, es más ya refiriéndome a él con mis conocidos y amigos le digo mi marido [risas].

Más de 70 países castigan la homosexualidad con penas de prisión, a veces con cadena perpetua, o condenas que implican castigo físico. ¿Habéis tenido en cuenta este detalle a la hora de elegir vuestro destino para vuestro viaje de bodas? ¿Teníais pensado un destino, pero tras investigar habéis cambiado por la actitud que puedan adoptar frente a la homosexualidad?

Jose: Sí, lo hemos tenido en cuenta. A mí me hubiese gustado ir a Rusia; pero no es posible. Tampoco me muero por ir, pero me molesta que no podamos ir como una pareja normal por la calle según en qué sitios por los prejuicios de la gente. ¡Ellos se lo pierden!

Carlos: ¡Sí! Primeramente queríamos visitar Rusia, pero vimos que no era factible visitar en nuestra luna de miel el país; así que lo descartamos. En nuestro destino nos hemos decantado por Venecia, Croacia e Islas griegas, siendo estas últimas lo contrario de Rusia; Mikonos es conocida por ser una isla “Pro-Gay”

sin-prejuiciosEn España, desde 2005, la adopción homoparental es posible. ¿Os habéis planteado tener hijos en un futuro?

Carlos: Para mi tener hijos es una cosa a la que no quiero renunciar y sueño con ese momento. La opción de adopción monoparental es algo que no satisface las necesidades de las parejas de mismo sexo ya que realmente los padres serían los dos y no uno, siempre pienso en caso de que el matrimonio no funcionara que afectaría legalmente mal a la parte de la pareja que no fuese el padre/madre legal del hijo. Creo que la mejor opción es el vientre de subrogación en países como EEUU en el cual dos personas del mismo sexo pueden adoptar.

Jose: Sí. Yo personalmente en adoptar no, optaría por vientre de alquiler. Es muy costoso, ya que nos tendríamos que desplazar a otro país para poder realizarlo; pero bueno, tampoco descarto la adopción.

Desde distintos partidos políticos (PSOE, IU o Podemos), tienen un grupo específico para el colectivo LGTBI y la lucha de sus derechos. ¿Qué pensáis de este tipo de iniciativas?

Jose: Pienso que los partidos luchan por según qué derechos, no veo que por los nuestros estén luchando, pero hay cosas que necesitamos que vayan más rápido y se normalice más nuestra situación sin tantos prejuicios.

Carlos: Está bien. Es una buena iniciativa, pero creo que en este caso no deberían ser PARTIDOS, deberían ser solo uno. Hablo de la clase política. Deberían unirse para normalizar nuestra situación y que tengamos plenamente los derechos de las demás personas sin importar la condición sexual; pero bueno, supongo que esto tendrá que ser paso a paso.

(*) El 29 de octubre de 2016 se daban el “sí, quiero” rodeados de familiares y amigos para celebrar que EL AMOR ES AMOR.

Deja un comentario