Las libertades y derechos… ya tal

Censorship3Las libertades y derechos… ya tal.

Empezar la mañana visitando Twitter y encontrarme con que Ignacio Escolar ha sido despedido de la Cadena Ser tras vincular a Cebrián con los Papeles de Panamá, le hace a una plantearse dejar los tés y pasarse a algo más fuerte… no sé, ¿chupitos de vodka mañaneros?

Juan Luis Cebrián es periodista español y presidente ejecutivo del Grupo Prisa desde julio de 2012. El nombre de su exmujer, Teresa Aranda, apareció en los famosos papeles y la vinculación con Cebrián no se hizo esperar; tan rápida como su respuesta: denunciar a medios de comunicación y firmarle el finiquito a Escolar.

Pero no es el único, ni el último, tirón de orejas que le dan a la prensa. Monedero, por ejemplo, hace unos días exigía más control en lo que publican los periodistas; animando a recuperar los Consejos de Redacción.

Periodistas y ciudadanos empezamos a estar hartos de cómo las libertades y derechos sólo valen cuando no afecta los intereses de políticos y personas influyentes. ¿Silenciar lo que nos molesta? ¿Censurar lo que nos conviene? ¿Dónde queda la exigencia de veracidad, transparencia y respeto a los derechos fundamentales y libertades públicas?

Redacción: Annabel Navarro.

*Para los que tengan curiosidad en la Constitución (sí, ese papel en el que se mean los políticos que nos concede un día de fiesta en diciembre) en su Título I. De los derechos y deberes fundamentales. Capítulo segundo. Derechos y libertades. Sección 1.ª De los derechos fundamentales y de las libertades públicas; dice:

Artículo 20

Se reconocen y protegen los derechos:

a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.

b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.

c) A la libertad de cátedra.

d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.

El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.

La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.

Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.

Deja un comentario