La culpa es del Universo

tumblr_lss8d6REex1qb4r27o1_500Soy de esas personas a las que les entristece decirle adiós al año. Para mí, se muere diciembre; y ya no podré decir las palabras que por miedo callé ni compartir esos momentos que tanto me hubiera gustado. Por suerte, se vislumbra una luz de esperanza al iniciar la nueva página del calendario. Enero saluda con resaca, tacones en mano y “rimmel” corrido; pero también con la oportunidad de ponerme manos a la obra y conseguir aquello por lo que me lamentaba hace no tanto. Lo contradictorio de mi trauma existencial es que yo no soy de propósitos, más bien de pedir deseos; y no por falta de voluntad, más bien por coherencia conmigo misma: ¿por qué ponerme metas que, incluso antes de escribirlas, sé que no cumpliré, no iniciaré o cambiaré por otras, dos o tres veces en el año? Me ahorro tiempo (y disgustos); y le pido al Universo que mueva sus hilos y confabule a mi favor concediéndome algunos deseos. Sí, es tan surrealista como prometerme ir al gimnasio; pero al menos de esta forma no cargaré con la culpa de no haber puesto de mi parte y acallaré mi conciencia con un: “La culpa es del Universo, ¡me tiene manía!” En fin, no me queda otra; tendré que resignarme y cruzar los dedos… ¡Feliz inicio de año!

Annabel Navarro.

Deja un comentario