Jesús Carnerero @sharkasmo el autor de #ElGritoDeLosMurciélagos

15086368_1567818439910728_1850323297_nJesús Carnerero

Jesús Carnerero (1984, Badajoz) es de San Vicente de Alcántara, localidad pacense de alrededor de 6000 habitantes.

Técnico Superior en Producción Audiovisual, Radio y Espectáculos, desde octubre de 2014 ha autopublicado tres novelas: Un lobo como yo, Algún pecado raro y La bruma. Las dos primeras son catalogadas por el autor como “novela negra a ritmo de rock”, historias inspiradas y basadas en el mundo de la música rock, en sus más trascendentales e importantes exponentes, sus escenarios y sus leyendas; cada capítulo es una canción, una forma de volcar la frustración musical de un autor que escribe novelas que podrían ser discos y también película, pues tanto la música como el cine y las series suponen su principal fuente de inspiración a la hora de escribir.

De su última publicación, La bruma, un thriller psicológico con tintes de ciencia ficción, ha repartido dos mil ejemplares por todo el mundo, llegando a alcanzar los primeros puestos de su categoría en Amazon España, en el ranking general de Amazon México y apareciendo también por los de Reino Unido, EEUU e Italia.

¿De qué trata la novela?

El grito de los murciélagos es la historia de un escritor independiente que sólo quiere escribir y de cómo todo se le tuerce con la aparición en su vida de su mejor amigo. Habla básicamente de escritura, amistad, soledad y de cómo cada persona afronta los sinsabores de la vida.

Un personaje.

El protagonista siempre tiene que tener un nivel, pero es que en frente tiene a Víctor, al que creo que dejé donde lo dejo porque me daba miedo seguir estirando su potencial negativo mezclado con una inteligencia y una desesperación que podía llevar a extremos aún peores a los que llega. Mejor así. Y Marina y Lola, las dos protagonistas femeninas tienen muchísimo peso; aunque pueda parecer que están tapadas, son fundamentales.

Oliver, el dueño del restaurante en el que trabaja el protagonista, también me parece un personaje a tener muy en cuenta. No he tenido muchos jefes pero casi todos han sido bastante mejorables, por decirlo con suavidad, y quería que él no fuese como los demás usando para construirlo lo mejor de algunos de compañeros de trabajo que he tenido; los que han leído la novela dicen que no termina de ser creíble que un jefe sea como Oli, y eso, aparte de fortalecer mi teoría del “carácter de los jefes”, da puntos a lo que quería conseguir: la excepción que confirma la regla, en algún sitio estará un jefe así, estoy seguro, prefiero inventarme un personaje como ese recurriendo a la fantasía y a la esperanza que calcar y retratar lo que te echas a la cara en la vida real cada día. En eso consiste escribir.

Una frase de la novela.

Escribe. Y cuando no estés escribiendo, piensa en escribir.

Una curiosidad o anécdota sobre la novela.

Lo que más puedo resaltar es la dosis de realidad que contiene. Muchas de las vivencias, anécdotas, detalles que aparecen son en menor o mayor medida reales o, como poco, inspirados por cosas que he vivido o sigo viviendo.

Es una historia escrita de finales de 2014 y que recuperé para presentarme al Concurso Indie de Amazon, y estaba en el esqueleto. Pensé que debía incluir tanto como pudiera de mi experiencia como autor independiente y con eso logré completarla bastante. Le sumé la visión de la amistad y la soledad que te da hacer algo que te expone tanto como publicar libros: escribir, como tantas otras facetas artísticas, se desarrolla en absoluta soledad; si además le añades que te autopublicas, la soledad se multiplica; si a esto le sumas que sacas un libro y muchos de los que te rodean curiosamente “dejan de leer”, da como resultado esta historia. Es como abrir un bar y que la gente deje de beber, ni agua. Me ha pasado de todo, y muchísimas cosas buenas, pero supongo que al final no puedes evitar que te duela el comportamiento de los que supone que tienes más cerca y que deberían actuar al contrario de cómo lo hacen. De todo se aprende.

¿Qué le diría a la persona que está leyendo esta entrevista, para que se interese por “El grito de los murciélagos” ?

La novela empieza con una escena que no cuesta encajar si sabes de qué va la historia, por lo que a mí ya me habría enganchado bastante, me habría picado la curiosidad de saber de qué manera un camarero que escribe y su amigo que le amarga la vida llegan al contexto disparatado del principio. Quizás los primeros capítulos avanzan despacio pero simplemente es para generar en contraste con lo que viene después, se cuece a fuego lento por un buen motivo. Creo que merece la pena dedicarle más de 10 minutos, la mayoría de los que la han leído tienen buenas opiniones, no puedo hacer mejor publicidad que ceñirme a los resultados de Amazon: mi segunda novela más votada y la mejor valorada. Y se publicó hace menos de tres meses, y eso para el mundo indie es bastante, más teniendo en cuenta cómo me fue con las anteriores novelas.

51pg4j4h7fl

El grito de los murciélagos

La rutina de un joven que sobrevive a trompicones trabajando como camarero, y que sólo piensa en escribir y en vivir de lo que escribe —compaginando a duras penas vocación con obligación—, se verá trastocada con el regreso de un viejo amigo, Víctor, quien con su extraño comportamiento lo acabará empujando al borde del precipicio de la cordura, la que Víctor parece haber perdido en alguna parte del camino hacia la adultez, hasta llegar a un extremo patético, casi surreal, del que el protagonista únicamente podrá librarse deshaciéndose con contundencia de esa amistad y de su recuerdo.
Una historia sobre escritura y amistad, soledad y amor, sueños y vida, lucha y cansancio, letras y realidad.

Disponible en ebook

Deja un comentario