Ivory Angers, la autora de "Última oportunidad"

La imaginación no tiene límites

Ivory Angers es el seudónimo de Aitziber Vílchez una bizcaina amante de la romántica, del manga y sobre todo de escribir. Especialista en crear mundo alternativos y reinventar historias, acumula en su haber varios fanfics* muy leídos en las redes. Si tuvieramos que describir a esta asidua a los foros literarios en una sola frase, sin duda, sería: “Si puedes imaginarlo, puedes crearlo.”

*Fanfics – Relatos de ficción escritos por fans de una obra literaria o dramática (ya sea película, novela, programa de televisión, videojuego, anime…) En estos relatos se utilizan los personajes, situaciones y ambientes descritos en la historia original o de creación propia del autor de “fanfic”, y se desarrollan nuevos papeles para estos.

Entrevista

¿Cuándo comenzó tu pasión por la escritura?

A diferencia de otras autoras, digamos que me dio bastante tarde. Y tampoco sé si podría llamarlo «pasión-pasión». Para mí, escribir es un hobby. Me entretiene y me desestresa. El problema es que no me había dado cuenta de lo mucho que lo hace hasta hace muy poco, no llega a dos años.

¿Cuál fue el primer libro que leíste? Buff, ni idea. Era muy pequeña. Supongo que alguno de los libros de la serie blanca de «El barco de vapor» que tengo por casa. Sé que los leía cuando era muy chiquitina, pero no sabría decirte cuál fue el primero.

¿Tu género literario favorito como lector?

Ahora mismo, romántica, especialmente los subgéneros de paranormal, regencia y contemporánea.

¿Qué te hizo decidirte y dar el paso definitivo para ser escritor?

Mmm… Es que yo no me considero escritora. Ni vivo de ello ni soy profesional de la escritura. Me considero autora en el término de que soy creadora de una novela —y por tanto, su autora—. No soy de las que utiliza tan alegremente el término de «escritor».

En cuanto a por qué empecé a escribir… Pues a más de una le sonará raro, pero mucho de lo que escribo es en base a lo que no me gusta de otros libros. Lo que yo suelo llamar «por rebotes». Lo primero que escribí fue hace como una década y fue un fic que trataba bastantes cosas que me tenían «quemada» de lo recurrentes que eran en todos los fics. Así que opté por el consabido «si no te gusta cómo lo hacen los demás, hazlo tú misma» y empecé a escribir alguna que otra cosilla. No es algo que «decidiera» sino más bien que empecé a escribir las historias como me gustarían que fueran, y de ahí derivé a mis propias historias originales.

¿Cuál fue la reacción de tu familia y amigos cuando dijiste: “Quiero ser escritor”?

Pues te va a parecer gracioso, pero mi madre se enteró de que publiqué «Última oportunidad» a raíz de traerme un trozo de la tarta que me hicieron mis amigos para la presentación sorpresa. En cuanto a mis amigos, hay algunos que sí sabían que escribía historias, pero no todos. Por eso fue tan sorpresiva la presentación que me hicieron; porque no sólo se habían enterado todos, sino que además, se habían leído el libro.

En mi círculo, aparte de mi madre, no leen el género, así que no veía relevante hablarles de ello.

¿Tu momento favorito para escribir?

En el que me venga la inspiración, que no siempre es cuando tengo el ordenador a mano, por desgracia. Pero si he de elegir algún momento del día, por la noche. Es cuando menos probabilidades hay de que me interrumpan, que es algo que me molesta bastante porque me saca de la historia.

¿En qué género te sientes más a gusto escribiendo? ¿Cómo definirías tu personalidad como escritor?

Como no he tocado muchos géneros, no sabría decirte. Supongo que me siento cómoda con la historia que me aparezca por la cabeza, porque lo cierto es que escribo de cosas bastante distintas. «Última oportunidad» es un libro de magia y viajes en el tiempo, «Perfecta a sus ojos» es un relatito contemporáneo, la serie de «La Puerta 9» (sin publicar) es paranormal por completo y mis fics son de un espadachín japonés en la era Meiji. Así que de momento, no me caso con nadie.

Sobre mi personalidad al escribir, no sabría decirte. Escribo lo que me aparece en la cabeza y narro sin ser muy rebuscada. Me gustan más los diálogos que las descripciones, por lo que creo que no me voy mucho por las ramas. Me gusta ir directa a la historia.

¿Qué destacarías de tu experiencia como autor autopublicado?

La sorpresa que me he llevado por la acogida. La verdad es que no esperaba que leyeran mi novela muchas personas. Yo me autopubliqué para tener mi historia en formato papel, sin más. Me gusta tener mis historias en papel. ¡Hasta mis fanfics los tengo en versión papel en mis estanterías! Y como me cuesta lo mismo hacerme el libro para mí que para el que quiera tenerlo, dejé las versiones en papel y ebook para quién los quisiera. Pero es lo típico que dices de: «¡bah, quién va a leer un libro por ahí perdido entre todos los que hay en Amazon!». Y mira por dónde, pues más de los que imaginaba.

¿Qué errores has cometido como escritor novel que hoy no cometerías?

Creo que aún no he salido de esa fase de autora novel, así que aún no tengo experiencia suficiente como para mirar en retrospectiva. Mi meta es seguir aprendiendo para ir mejorando e ir viendo cómo se desarrolla el tema.

¿Escribes para ti o para el futuro lector?

Para mí, siempre para mí. Yo empecé escribiendo porque quería poner en papel las historias que no era capaz de encontrar a través de otros autores. Escribo las historias que a mí me gustan, y si en el proceso a alguien más también, pues me alegro mucho por esas personas que las disfrutan igual que yo. A día de hoy sigo sin entender cómo autores y escritores pueden cambiar una historia concebida en su mente en función de las peticiones y/o exigencias de sus lectores. Puedo entender que alguien te dé una idea o incluso te proporcione una trama de la cual tirar para escribir. Pero no puedo entender cómo se pueden cambiar parejas o finales de libros por las peticiones de los lectores. A mí es que no me saldría. Así que como ves, no me quedan muchas más opciones que escribir para mí.

¿Qué crees que es imperdonable para un escritor?

Creo que aquí me pasa un poco como en la vida real, que cuando todo va bien, te preocupan unas cosas, y cuando todo va mal, otras. Ahora mismo, lo que más me preocupa es el actual tema de debate en el género de la romántica que es ni más ni menos que la irresponsabilidad de editoriales y autores para publicar cualquier cosa. En base a eso, ahora mismo me parece imperdonable que los autores se estén lanzando al «todo vale» con tal de vender o conseguir publicarse. Es como si vendieran su alma con tal de tener un libro en las estanterías, y es algo que no me entra en la cabeza. Creo que los autores deberían ser más conscientes de lo que escriben y el potencial efecto que pueden causar a las personas que les leen.

¿Cómo surgió la idea de “Última oportunidad”?

Pues fue uno de esos rebotes que comentaba. Esta historia la empecé hace muchos años, justo tras dejar mi primera etapa ficker (autor de fanfictions) hace una década. Sólo que hasta hace poco, como decía antes, no me di cuenta de lo mucho que me relaja escribir y que fue cuando la terminé. Me surgió la historia tras leer unos cuantos libros de viajes en el tiempo (al pasado) y ver «lo bien» que lo llevaban las viajeras (porque todos los que he leído del tema eran viajeras). Y quise hacer una historia donde se reflejara que no es tan bonito como lo pintaban. Por muy romántico que lo pongan, acabar en un siglo medieval no es nada agradable. En la historia, los viajeros tienen bastantes recursos para acomodarse de una forma intermedia a las circunstancias, pero cada vez que se menciona una mejora por su parte, te deja patente las condiciones en las que estarían. Enfermedades de la época, barreños llenados con cubos de agua caliente para bañarse, palanganas en vez de váteres —¡y con la regla!—, sin agua corriente ni electricidad… y así un largo etcétera.

El resto fue tirar de la madeja. Quería hacer una protagonista poco habitual en la época en la que me inicié en el género de romántica; porque siempre eran perfectísimas. Así que a Iris la hice con defectos tanto físicos como emocionales. Fue cuando se me ocurrió ponerle una enfermedad poco tocada en novelas —en este caso fue su albinismo— que la llevara a tener un problema social-emocional concreto que se reproduciría en el pasado… Y de ahí surgió el resto: maldiciones, mundos distópicos, Iain y demás acompañamientos de la historia.

¿Con qué personaje te quedarías?

Uff, la típica pregunta de «a qué hijo quieres más». Así que te voy a decir tres: la pareja protagonista y John. Cada uno me gusta por cosas diferentes, por eso no puedo elegir uno a no ser que sea una mezcla de los tres.  De Iain, la forma que tiene de enfrentarse a este problema. Te saca del estereotipo de escocés cavernícola y se plantea un hombre con una mente más abierta para poder abordar los acontecimientos.

De Iris, el presentar batalla cuando acaba en un siglo machista. No es nada fácil. Aunque con el transcurso del tiempo es más comedida, nada más llegar deja clara su postura y la mantiene hasta que los demás lo asimilan. Una mujer con menos carácter o menos fuerte, habría acabado pisada por los hombres de ese siglo.

Y John, porque a través de él me salió una vena bastante tocanarices que me divirtió mucho. Su positivismo ante lo que les pasa lo hizo posible, cualidad que debería estar más extendida entre la gente.

¿Qué proyectos nuevos tienes en mente?

Más de los que tengo tiempo de escribir. Quiero continuar antes que nada con la segunda parte. Pero desde que me lo propuse, no he sido capaz de ponerme porque por una cosa u otra, llevo unos meses muy liados en los que tengo poco tiempo para centrarme en la historia. A ver si este verano consigo avanzar con ella.

Por otro lado está la serie de «La Puerta 9» que lleva empezada otro montón de años —también la inicié en la época de «Última oportunidad»— así que no me he puesto en serio con ella. Ésta es una serie paranormal-paranormal que inicié cuando las series de criaturas «especiales» no habían llegado a ser ni moda. Pero desde entonces ha llovido mucho y ahora hay un montón de ellas. Pero bueno, como todas mis historias, tiene sus rarezas.

¿Qué le dirías a la persona que está leyendo esta entrevista, para que se interesara por “Última oportunidad”?

Que si busca una historia original, aquí tiene una. Y si además le gustan los viajes en el tiempo en la Escocia medieval, doble motivo tiene.

“Última oportunidad”

Año 2326
Iris Keller tiene una última misión antes de cogerse unas merecidas vacaciones: acabar con el peligro que supone una máquina capaz de manipular el tiempo. Pero durante el reconocimiento previo, el complejo sufre un accidente haciendo que ella, junto con su compañero John y su sobrina Faith, terminen en la Escocia del siglo XIV.

Año 1326
El clan MacRae se encuentra sentenciado. Víctimas de una maldición injusta, la única forma de romperla está fuera de su alcance. Pero cuando inesperadamente, tres viajeros del futuro acaban en sus tierras sin sufrir los efectos de la maldición, una nueva esperanza surge entre los miembros del clan.

Iain, el laird del clan MacRae, no acaba de comprender a esa extraña mujer con sus ideas del futuro, pero está dispuesto a hacer lo que sea necesario para salvar a su pueblo. Por su parte, Iris, como mujer independiente del siglo XXIV, no está dispuesta a renunciar a sus derechos, por muy irritantes que le resulten a ese bárbaro.

Sin embargo, en el camino, una fuerte atracción surge entre ellos. ¿Podrán superar la red de engaños y mentiras que el pueblo y ellos mismos han tejido a su alrededor?

Leer en Amazon

Despite the hung result, AAP eventually decided http://buy-essay-fast-online.com/ to form a local government with the outside support of Congress, after holding a referendum of their supporters, and the nationalist BJP party have agreed to form the opposition, even though they won the most seats.

Deja un comentario