Eso no va conmigo

244631092-pancarta-mirar-hacia-abajo-observar-ser-humano-ropa-para-el-tiempo-libre

ESO NO VA CONMIGO

Cuando yo tenía 20 años, pensaba que la política no iba conmigo; fue algo transitorio y que no me duró mucho tiempo. Supongo que a base de leer y ver las problemáticas sociales, logré vacunarme de “antipolítica”. Un día comprendí que eso era lo que querían que pensáramos los políticos; si no nos importaba, no molestábamos. Conspiraciones celuloides a parte, la política nos afecta a todos. Cada decisión que ellos toman, nos afecta hasta en lo más superfluo. De las decisiones políticas depende las inversiones en I+D+i o en Servicios Sociales, pero para los que dicen “eso no va conmigo” también influye en la compra de tu maquillaje, la ropa del sábado, que puedas o no ir a tomar una cerveza, que puedas estudiar lo que te gusta o independizarte de casa de tus padres, o que puedas tener Internet en tu móvil, desplazarte a Madrid o votar a tu ganador en GH Vip. Todo depende de que un señor decida qué le interesa apoyar. Si la educación, la sanidad, el empleo, el IVA reducido o apoyar los recortes y subidas de impuestos a las clases medias y bajas. Y seguro que te afecta porque, amigo mío, sólo el 1% por ciento de la población mundial es rica; por muy bien que sientas que vives, tú y yo, como la mayoría, de españoles somos curritos. Sí, te afecta; y debería importarte lo suficiente como para sacar la persona islandesa que todos deberíamos exigirnos llevar dentro.

Redacción: Annabel Navarro

Deja un comentario