Día Internacional de la Mujer

nbgvfd

En casa, me dijeron muchas veces eso de “ten cuidado por dónde vas”, “no vuelvas a casa sola”, “si vienes tarde, aparca cerca”. Yo siempre pensaba que eran cosas de mi madre que se preocupaba demasiado; y no entendía qué podía pasarme o qué diferencia había con mis hermanos. En defensa de mi madre diré que ella nos lo decía por igual tanto a ellos como a mí; por lo que no le di importancia a que ser mujer pudiera ser un hándicap.

Un día que volvía a casa después de salir de fiesta (era tarde, no había gente por las calles que cogía y caminaba sola) descubrí que tenía miedo y no sabía de qué. Mi madre inconscientemente me había inculcado el miedo a ir sola a casa cuando era de noche. No le dije nada, pero al siguiente sábado que salí, le pedí que no me volviera a decir que tuviera cuidado pues me hacía tener miedo y no sentirme segura. Ella comenzó a relajarse y yo a exigirme no tener miedo.

Lo cierto es que dejé de preocuparme y de sentir que era un riesgo el caminar sola, de noche, de vuelta a casa; aunque me sentía más tranquila cuando iba con una amiga o acompañada. A pesar de eso, he sufrido momentos incómodos (como otras millones de mujeres): grupo de chicos que te siguen, coches que desaceleran a tu paso, desconocidos que insisten en acompañarte… Siempre agradecí ir con una amiga, pero en las ocasiones que iba sola… lo pasaba realmente mal. No me sentía alagada, ni subían mi autoestima ni me veía más guapa en el espejo por sus comentarios. Me sentía agobiada, temerosa e insegura. Para ellos era un juego, una broma, “lo normal” entre hombres cuando ven a un chica.

Hoy, por el contrario, desde la comodidad de mi mesa de trabajo, con la perspectiva que otorgan los años y las últimas trágicas noticias, me siento molesta e indignada. ¿Por qué a ellos nadie les dijo: no intimides a las mujeres, no las persigas, no toda mujer que camina sola busca sexo? Quizás si alguien les hubiera dicho, como a mí un día me inculcaron el miedo, a ellos les hubieran inculcado el respeto.

Redacción: Annabel Navarro

In Memoriam de dos aventureras argentinas que vieron dramáticamente trucado su viaje por Ecuador. DEP Marina Menegazzo y María José Coni

Deja un comentario