Ciudadanos del Mundo: Extranjeros en España

Derechos de los extranjeros en España

Los extranjeros en España gozan de los derechos recogidos en el Código Civil, Constitución Española, Declaración Universal de Derechos Humanos y aquellos recogidos en tratados y acuerdos internacionales ratificados por España. La base jurídica fundamental es la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

derechos-mundoConceptos básicos

En la legislación vigente se distingue a tres tipos de extranjeros. Aquellos cuyo origen es un país miembro de la Unión Europea; aquellos cuyo origen es un país NO miembro de la Unión Europea y aquellos extranjeros que tienen la nacionalidad española.

Tanto los primeros como los terceros son prácticamente equiparables en derechos a los nacionales de origen. En el segundo caso, como veremos a continuación, dependerán de los tratados firmados; algo que adquiere gran importancia en las relaciones con países iberoamericanos o con una especial vinculación con España.

Tipos de derechos

Pertenecen tanto a españoles como extranjeros. Se trata de aquellos que son imprescindibles para la garantía de la dignidad humana. Estos derechos no admiten un tratamiento desigual para los extranjeros. Son los recogidos en el Título I de la CE

Aquellos que no pertenecen a los extranjeros. Se atribuyen únicamente a los nacionales, como son los derechos políticos y el acceso a las funciones y cargos públicos. Por ejemplo, para ser ministro hay que ser español.

Existen algunas excepciones. Los extranjeros tienen garantizado el sufragio activo y pasivo en las elecciones municipales; y los residentes empadronados tienen los derechos que les asigne la legislación del régimen local vigente y a ser oídos en los asuntos que les afecten.

Los que pertenecen a los extranjeros según tratados. Estos admiten diferencia de trato como puede ser la libertad de circulación o a la defensa nacional.

Pertenecen a españoles y miembros de la Unión Europea. Existe una práctica equiparación basados en el principio de no discriminación en el que se ampara el derecho comunitario.

¡Recuerda! Los derechos fundamentales y las libertades públicas se aplican a TODOS los extranjeros; es decir, es irrelevante tanto la nacionalidad como la legalidad de estancia.
error: Content is protected !!