Comienzan las Olimpiadas de Río 2016 | La otra cara de los juegos

Desde que se diera a conocer el lugar donde se desarrollarían los Juegos Olímpicos 2016, han sido constantes las críticas y las noticias negativas al respecto.

Río de Janeiro es una de las ciudades más importantes de Brasil. Un punto mundialmente conocido por sus playas de arena blanca y por su famoso carnaval; pero también por su pobreza, como consecuencia también criminalidad, el hacinamiento en favelas, la falta de derechos, la prostitución,  la contaminación de sus aguas y la corrupción. Un país que ha gastado, aproximadamente, 10.000 millones de euros en adecuar la zona para el evento; eso sí, ocultando la pobreza y la miseria que persiste en la zona, ante la indiferencia de sus gobernantes, quienes han desalojado a miles de familias para que la difícil situación de estos no ensombrezca el proyecto.

Hace dos meses, el estado de Río se declaraba en quiebra; desde marzo suspendió el pago de pensiones y salarios de los funcionarios, y los hospitales públicos y las escuelas se encuentran en situación de abandono. Esto unido a la lamentable situación que ya de por sí vive la ciudad, acentuada por la corrupción (el 82% de los políticos en el Parlamento estatal ha sido investigado), no es de extrañar que se haya disparado la desigualdad y el desinterés/oposión de los ciudadanos a los Juegos, de manera inversamente proporcional a la venta de entradas (unos datos que nada se asemejan a los esperados y auguran una nada alentadora recuperación de la inversión).

Y si la polémica no estaba ya servida, se han convocado manifestaciones desde diversos movimientos sociales para denunciar la penosa situación por la que pasa el país; haciéndola coincidir con la inauguración de las Olimpiadas.

Una cara nada agradable para uno de los mayores eventos que tendrá lugar en Latinoamérica, el cual desde su inicio ha estado salpicado por la polémica, la denuncia social y los intereses políticos. Por desgracia en esta ocasión, y necesitándolo más que nunca, el fair play no ha ido más allá de las paredes del Estadio Olímpico.

Redacción: Annabel Navarro

 Safe Creative Datos de registro - Mozilla Firefox

Deja un comentario