Adopción como vía de escape para niños/as desamparados

En España los trámites para cerrar una adopción pueden demorarse hasta 9 años. Lo que provoca un descenso en la intención de adoptar. Y la pérdida de oportunidad de miles de niños y niñas de tener una familia. Algo fundamental para su desarrollo psicológico, físico y social.

Adopción nacional e internacional desde España

La falta de recursos. Elevado número de solicitudes. Los extensos y difíciles trámites burocráticos y la ausencia de una legislación comprometida con la causa. Todo esto conlleva que muchas adopciones no lleguen a cerrarse. La realidad es que España cuenta con un sistema mejorable. Se hace necesaria la inversión de capital humano, el compromiso de las instituciones y del propio Gobierno central. ¿Sabías que hay 120 millones de huérfanos en todo el mundo, según Unicef?

Por si no fuera poco, dependiendo de la Comunidad Autónoma, podrás seleccionar uno o dos países para iniciar el proceso de adopción; cuyo coste oscila entre los 12000 y 20000 euros. Por otro lado, si optas por una adopción nacional, tienes que asumir el hecho que las Comunidades Autónomas no cruzan datos por lo que sería casi imposible que una familia de Lugo pudiera adoptar a un niño de Murcia.

Expedientes paralizados, procesos que se eternizan… mientras, miles de niños crecen desamparados en centros ante la inamovilidad del Estado.

Adopción como vía de escape para niños/as desamparados

Las retiradas de los/las menores se producen cuando la situación de desemparo se considera urgente/grave; las necesidades básicas del menor se han visto desatendidas de manera reiterada e incidiendo negativamente en el desarrollo del menor. Maltratos, abandono, un entorno de drogas y prostitución, son algunas de las situaciones a las que los menores tienen que enfrentarse antes de asumirse su tutela por el Estado. Aunque los centros sean necesarios y los niños y niñas estén sobradamente cuidados, lo cierto es que la adopción es la auténtica vía de escape para los niños/as desamparados.

La familia es el medio para instruir y educar, pero también es fuente de apoyo psicológico y afectivo para convertir a los menores en adultos sanos física, psíquica y socialmente.

En España hay más de 16.000 niños en centros de acogida; alrededor de 2000 se encuentran internos en alguno de los 207 centros de protección de Andalucía. Por lo que se hace necesaria una reacción urgente para garantizar los derechos de los/las menores, asegurarles un entorno adecuado y propiciarles un futuro libre de carencias afectivas y emociales.

Andalucía se pone las pilas

Andalucía ha comunicado, recientemente, que reducirá a la mitad los trámites de adopción para agilizar los procesos y dar respuesta a los niños/as que viven en centros de tutela.

Actualmente, la idoneidad de los adoptantes (primer paso tras la solucitud) puede llegar a tardar hasta dos años. Una vez que la Junta hace la propuesta de adopción, corresponde al juez formalizarla. El tiempo dependerá del perfil que se demande, pudiendo hablarse de hasta 5 años de espera. En este caso, ya estaríamos hablando de unos 7 años desde que se inició el proceso. La futura ley andaluza pretende reducir los plazos garantizando así una estabilidad emocional y un entorno afectivo normalizado para los/as menores.

 

Deja un comentario